18.6.09

Ocho al hilo

Amnesia gourmet
Cené platos cuyos nombres no podré recordar jamás y tomé qué, ¿lemon ginger? Imposible saberlo; demasiadas risas como para memorizar.

El tipo genera algo
Alejandro Urdapilleta aparece en escena y grita "¡este cuarto tiene un olor a cajeta!". No hay caso, es él, la gente estalla de risa.

Justo a tiempo
Me estoy yendo del diario después de haber cambiado toda la sección para escribir sobre Peña. Estoy con la campera puesta y la cartera en el hombro, me están esperando en otro lado. Mi jefe me llama y me dice de lo más tranquilo: murió Alejandro Doria. Yo ya había apagado la computadora y todo.

El revés de la trama
Lo bueno de la psicóloga es que me hace notar que todo eso que hice el fin de semana en un rapto de locura y consideré "retroceder casilleros", en realidad fue "un avance". Parece que como vengo contenta quería dar el corte definitivo a algunas cuestiones y dejar bien claras las cosas para coronar el cambio.

Sigo siendo la hijita
Hoy me llamó Daniel y me dijo que los cuadros para decorar mi casa... ¡estarán listos el viernes! Por suerte mi papá ya vino el otro día con la agujereadora a poner los tarugos, clavos y todas esas cosas de hombres en la pared.

Cotidiano y trascendental
El té es lo más rico del mundo. Hay tantas variedades que uno nunca termina de disfrutarlas. Ahí están mis latitas de hebras con flores de malva, arroz inflado, té verde, naranjitas tostadas, cacao de Venezuela y tantos ingredientes que siempre me cuesta decidir cuál probar.

Pajero intelectual
Iba el otro mediodía en el colectivo concentrada en mi lectura y empecé a notar la mirada insistente de un tipo. Veo que porta un gesto que me incomoda; algo así como si dijera: "eh, mami" (?). De repente recuerdo que estoy leyendo un librito de dos ensayos, uno de D. H. Lawrence y otro de Henry Miller, que se llama Pornografía y obcenidad, y noto que lo que el tipo mira atento y casi con la lengua afuera es el título, como si el hecho de que yo estuviera leyendo Eso significara con total obviedad vaya uno a saber qué cosa.

Principios básicos
Cambiar todos los muebles de lugar, cambiar de habitación, pintar, tener todo tan hermoso y ordenado, es lindo. Me hace recordar que Como es adentro es afuera.

3 comentarios:

n. dijo...

me gusta lo que decis de los tés, yo vivo en el interior y más que a los tipicos de la virginia, los patagonia, los inti zen no tengo mucho más que elegir...pero en fin, con esos igual me pongo contenta (:

Julia dijo...

Seguir siendo la hijita es lo más! Pase lo que pase, tengas todos los novios que tengas, tu padre siempre te honrará! Y lo de Urdapilleta sí fue divertido!

cecilia. dijo...

n. dónde vivís? los inti zen son muy ricos! :)

ju. sí! es lo más seguir siendo la hija, el edipo le gana a todos los novios, jaja