28.1.09

Para Esmé, 4.23 se largó a llover


Nueva Seronda
*

Es asombrosa la fuerza
con la que la lluvia golpea el cristal de la ventana:
una multitud que aplaude.
Me inclino en decorosa reverencia ante la ovación
desde adentro, desde la seguridad relativa.
Con la llegada del otoño un frío húmedo
se instala poco a poco: en la ropa, en las sábanas.
En la carne y, finalmente, en los huesos.
Nos acostumbraremos, nos acostumbraremos.
Y como el sargento despidiéndose de Esmé,
trataremos de mantener intactas nuestras aptitudes.
In... tac... tas.

Afuera, la mar emite su murmullo eterno
y mi palabra favorita es INEXTIRPABLE.

*Nacho Vegas, del libro Política de hechos consumados.

4 comentarios:

Julia dijo...

Yo me levanté a las 7, desvelada y en busca de los colores de la mañana. Por la ventana parece q va a llover. Si eso pasara, me haría un poco mejor. Extraño la lluvia. Muchos besos!

Tati dijo...

Nacho tiene un libro?? uhh loco oUUHH!!8 h8hr83


que bueno que volviste, me gusta el nuevo logo :)

beso!

cel. dijo...

ju. mientras leo esto llovió de nuevo, un ratito nomás.

tati. sí, creo q no editado acá. me lo pasó un amigo fotocopiado!
graciasssssssssssssss! beso

cel. dijo...

pd: fotocopiado el libro, no el amigo...