21.2.10

Mezcladito

Pau me pasó este video y después Lula subió una parte del texto a su fb y yo lo había mandado por mail a mis amigas y así algunas agradecieron y a su vez lo pasaron. Es hermoso y creo yo que debieran verlo todos los hombres:



En otro orden de cosas, así como el fin de semana pasado salí hasta el cansancio, éste se me dio por quedarme en casa. Después de recibir visita de Flor, Damon y Macarena y tener una clase de dibujo genial -en nuestras clases importa el dibujo pero sobre todo las charlas-, me dediqué a escribir un poco de la novela que empecé hace un tiempito y a mirar películas, bajar discos, dormir muuuuuuuuucho y cambiar todos los muebles y objetos de lugar. Y todo el fin de semana escuché Kaada, que es de lo que más me gusta oír a la hora de escribir:



Ahora voy a salir un poco. Últimamente ando desorientada filosofando demasiado sobre qué debe hacer uno con sus días. Ya ser como Agnès Varda o Kaada es hacer algo bueno en la vida, pasan los años y lo que hicieron sigue haciéndole bien a mucha gente, qué lindo.

El otro día encontré un txt viejo que dice:

el tamaño del proyecto lo determina cada uno
dijiste con seguridad para rematar el discurso

yo corrí a buscar un metro para medir mi cuerpo
y compararlo con las dimensiones de tus planes.

Estaba chateando justo con el chico al que le había escrito eso. Se lo mostré y me dijo "durísimo". Ahora somos amigos y a mí ya no me interesa medirme para entrar en los planes de nadie. Ahora me interesa estar tranquila, inmersa en situaciones que no precisen de medidas. Nos reímos de eso. Es raro, el chico da unos consejos muy buenos y ahora nos llevamos mejor que antes.

Parece que va a llover de nuevo. Ojalá no haya problemas con eso como estos días, aunque es evidente que aún los hay, porque Nico me está diciendo que quiere luz (no tiene hace 48 hs). Por las dudas yo me llevo el paraguas transparente que me regalaron Mari y Javi.

Y la gente que duerme en la calle, que cada vez hay más, ¿dónde irá cuando llueve? Se murió Salinger y todavía no sabemos dónde van los patos en invierno siquiera. Me imagino una realidad paralela donde van los patos y los indigentes cuando hace frío o cuando llueve y todos son felices ahí. La gente tiene tanta comida que no piensa siquiera en matar a los patos, incluso los alimentan. Y juro que no me drogué. A imágenes así me remiten los discos de Kaada, por ejemplo, o el deseo, las veo como si fueran películas surrealistas aunque, a lo mejor, más surrealista es que aparezcan en la ciudad olas gigantes y tanta agua, y que la gente no tenga casa y tenga que arrastrar sus colchones viejos hasta un sitio donde no mojarse. Todo es muy extraño. El jueves edité una nota sobre cómo va a ser el futuro dentro de 25, 50 y 100 años. Me dio mucha esperanza leer sobre sociedades organizadas, casi apolíticas, donde los medios de transporte cuidan el medio ambiente y la gente puede dedicarse al arte o a lo que le guste, y todos son invitados a formar parte del mundo de forma digna, como propone El proyecto Venus, iniciativa que había conocido ya gracias a la segunda parte de Zeitgeist.

En fin, pienso en cuestiones así, y ahora me voy a escuchar música en el colectivo pensando que lo que veo por la ventana es un videoclip. A veces no sé si leer en el colectivo o hacer eso, siento que siempre me estoy perdiendo algo. A ver para cuándo los sentidos se extienden y podemos hacer varias cosas de ese tipo a la vez. O no, a lo mejor sería demasiado. No me hagan caso, ya dije cómo ando.

2 comentarios:

Pistófolo dijo...

Vi el primer video.Muy bueno.Supongo que el hecho de que esté hablado en francés le da un toque especial.
Personalmente, siempre tuve un pensamiento muy afin con el mensaje del video.Sin embargo, siendo el video (creo yo) un tanto antiguo, aún tiene varias barreras que romper.
Me alegra que lo hayas subido.

ceci. dijo...

pistófolo: es cierto lo del acento francés, oui. ojalá todos lo sintieran afin como vos!