21.9.10

Oficialización del pasado

Este poema lo escribí justo hace un año:

Cuando iba a la secundaria 
el día de la primavera llovía
como una costumbre inevitable.
Este lunes camino bajo el sol
desde Scalabrini Ortiz hasta Serrano
derritiéndome al ritmo
de tu última frase.
Los adolescentes y los niños
pasan riéndose y entonan
canciones 
inmersos en tribus
que años atrás apenas existían.
Con ese silencio mío que
tanto te gustaba, 
yo
repito para mis adentros 
el mantra que me tatuaste anoche:

El invierno es un estado de la mente.
El invierno es un estado de la mente.
El invierno es un estado de la mente.

2 comentarios:

c. dijo...

qué lindo esto, y qué lindo tu blog.

ceci dijo...

gracias, bonita