24.2.08

Esta vez

El recital de Café Tacuba empezó con un tema lento. El segundo fue Eo, y ahí ya no pude evitar pararme a bailar. Estaba de lo más feliz cuando un flaco me toca la cintura. Me doy vuelta y me dice "sentáte". Lo miro con cara de "no puede ser que me estés pidiendo eso", me doy vuelta y sigo bailando, pero me vuelve a hacer lo mismo una, dos veces, tres. Le digo que es un amargo y me responde que sí.
Como soy respetuosa, me siento, aunque me gustaría tener tiempo para explicarle mi punto de vista y por qué creo que está equivocado. Él cumple las leyes y tiene ganas de estar sentado, ok, pero para mí no tiene códigos. Es como ir al medio del pogo y pedirle a los pibes que no te empujen o no te rocen porque te da impresión la transpiración ajena. Es como tener primera fila (cosa que me ha pasado) y putear porque la gente de atrás se va a bailar adelante y pensar "¡ay, yo pagué una entrada más cara!".

Los recitales de Café Tacuba son sin ninguna duda en los que vi mayor cantidad de gente bailando feliz. La música de estos mexicanos tiene algo que irradia una energía indescriptible, y es imposible no caer en ella. Por eso, aun las personas mayores que se ven en sus shows o los que no tienen ganas de bailar, disfrutan de ver cómo disfrutan los demás. Todo es disfrute, todos bailan sonriendo, nadie te va a pedir que te sientes, ni en La Trastienda con mesas, ni en el Auditorio de Rosario ni en ningún lado.

Así que por supuesto, al tercer tema ya todos bailábamos parados y el flaco no pudo decirme más nada porque se produjo el famoso "efecto dominó". Si yo no me paraba no veía, porque los de adelante mío estaban parados. De todos modos, creo que esa forma de ser quizás no le permitió disfrutar del todo, porque probablemente se pasó el recital puteando para sus adentros y al salir habrá comentado con su novia qué mal que toda la gente se haya parado a bailar y no lo haya dejado ver cómodo el recital desde su butaca.

Rubén (Cosme, Anónimo, Nrü, Sizu...) explicó que el propósito del concierto era hacer el tiempo a un lado y volver al estado original, cuando éramos pura música. Desde el momento en que pude bailar libre, lo he logrado.


Lista de temas de ayer (no en orden, que tanta memoria no tengo):
-Seguir siendo
-Tengo todo
-53100
-El outsider
-Volver a comenzar
-Esta vez
-De acuerdo
-Las batallas
-Las persianas
-Rarotonga
-La chica banda/Labios jaguar
-El espacio
-Déjate caer
-Chilanga banda
-Alármala de tos
-Cómo te extraño mi amor
-La ingrata
-Esa noche
-Trópico de cáncer/Negrita
-El metro
-El fin de la infancia
-Las flores
-El baile y el salón
-El puñal y el corazón
-Cero y uno
-Eo
-Mediodía
-Eres
-Puntos cardinales
-Pinche Juan

4 comentarios:

Amanda dijo...

Esas son las personas que usan frases como:
La libertad de uno termina en donde empieza la de los demás, o;
La gente confunde libertad con libertinaje je je je

A mi me paso dos veces de estar saltando en un recital y que me digan que me quede quieto. Las dos veces por casualidad se dio que eran amigas de amigos y después cuando las cruce en otro lado me dí el gusto de decirles: ¡Yo te conozco… vos sos la que me dijo que deje de saltar en un recital! PECHO FRÍO!!!!!! Y terminamos riéndonos de la forma en que nos conocimos.

lowfirocker dijo...

Aguanten los tacubos!

A veces las leyes se oponen a los códigos. Y ahí el rockero ya sabe de qué lado está :)

Vamos a la Cancha ARGENTINA dijo...

Aguante Tacuba y las Cuartetas! la pasé bien el viernes, aunque duró poco...

besos

yann dijo...

es cierto, a mi me paso hace varios años lo mismo en el gran rex cuando vino Creedence (o lo que queda de ellos) y un tipo nos hacia sentar a mi y a mi vieja.

En fin, hay gente que no entendio nada (?) y que masa que tocaron alarmala de toss ALAAARMAA ALARMALAAA *sale saltando*